Operación Mariscal: testimonio de una sobreviviente.

En memoria de las víctimas de la Comuna 13

Amanecer del 21 de Mayo de 2002, el estado hacia presencia en las calles,  fuimos testigos del traqueteo de los fusiles que nos despertaron, nunca nos imaginamos qué significaría.

Eran las 3 de la mañana, recuerdo que escuchamos un fuerte enfrentamiento que se desató desde muchas partes de la comuna, mi mama, mi abuela, mi papá  y mis hermanas nos hicimos debajo de una cama en la parte de atrás de la habitación, mi abuela comenzó a rezar mientras nos quedábamos en silencio. Recuerdo que escuchábamos muchos gritos e insultos  cada vez que disparaban. Veíamos  mucha policía, ejército y gente de la fiscalía  por los callejones, todos gritaban  mientras corrían. Dos vecinos nos tocaron  para que les abriéramos la puerta, tenían un familiar enfermo que estaba recién hospitalizado  y nos  pedían ayuda, mi mamá que sabía de primeros auxilios, les regaló unos medicamentos que tenía.

 Como desde la casa se podía ver para el barrio Nuevos Conquistadores, a eso de las 9 am recuerdo que a todos nos tocó ver cómo mataron a dos personas mientras ondeaban una sabana blanca, luego de que se cumplieran más de 6 horas de disparos, a todos se nos salían las lagrimas , recuerdo que desde ese momento comenzamos a ver trapos por las ventanas de las casas, mi mamá se comía las uñas y decía “¡ay virgen del Carmen!”, a mi se ponía la piel de gallina cada vez que ella decía eso, mi hermana salió corriendo a buscar una sábana y desde la puerta de la casa  junto con otros vecinos comenzamos a ondearla.  Cuando menos pensamos  pasaba una manifestación por las calles  del Salado, la gente salía  con trapos blancos pidiendo cesaran las balas para auxiliar  a los heridos. La gente misma tratando de salvar sus vidas porque el estado que es el que supuestamente debe velar por la seguridad arremetió con toda contra nosotros, por el solo hecho de vivir en estos barrios